CALIGRAFÍA DEL PAISAJE
Calo Carratalá
Calo Carratalá nace en Torrent (Valencia) en 1959. Pintor de sólida formación académica, con una dilatada trayectoria expositiva iniciada a principios de la década de los noventa, Carratalá es uno de los nombres de referencia en nuestro país dentro del paisajismo contemporáneo.

Licenciado en Bellas Artes por la Facultad de San Carlos de Valencia, en el año 2000 obtiene la beca de la Academia de España en Roma que le llevará a residir una larga temporada en la capital italiana y que marcará el inicio de una carrera en la que los viajes y las prolongadas estancias en distintos países del mundo se convertirán en motor y razón de sugerentes series pictóricas que vertebran su obra.

Las recónditas selvas del Amazonas o los inspiradores paisajes de Tanzania son algunas de las temáticas sobre las que, casi de una  manera obsesiva, Carratalá vuelve una y otra vez demostrando una férrea inquietud por indagar en los íntimos caminos que unen arte y naturaleza.

Desde bien temprano, su curriculum está salpicado de importantes premios y reconocimientos como el Primer Premio Bancaja de Pintura, Primer Premio del Salón de Otoño de la Real Academia Gallega de Bellas Artes; el Primer Premio del Ateneo Mercantil de Valencia y la Medalla de Oro en la 75 Exposición Internacional de Arte de Valdepeñas.

Su obra, presente en importantes colecciones e instituciones museísticas, se ha podido contemplar en incontables exposiciones de la mano de galerías, museos y ferias de arte contemporáneo tanto de España como del circuito internacional. Entre las galerías, destacamos en esta selección: Ray Gun, Nave Diez, Val i 30, Cuatro, Walden Contemporary, Color Elefante, OneStudio, Doce Islas, Paz y Comedias, Alba Cabrera y Shiras en Valencia; Bores & Mayo y María Llanos en Cáceres, Egam (Madrid), Alameda (Vigo), Dieciséis (San Sebastián), GWA (Madrid), Museo del Ruso en Alarcón (Cuenca), Galería Carmen del Campo de Córdoba o en la Galería Espiral de Noja (Cantabria).

También, su trabajo ha sido expuesto en el Museo Centro del Carmen, Palau de la Música y Universidad en la ciudad de Valencia, en los castillos de Alaquàs (Valencia) y Mora de Rubielos (Teruel), en la Fundación Bancaja (Sagunto) así como en la Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), Colegio de España en París, en los museos Archeologico Nazionale di Palestrina y Oraziano-Palazzo Orsini di Licenza en Roma, y en ferias como Arco, Art Lisboa, Beijin Art Fair, Affordable Art Fair London, Hybrid Art Fair, Just LX Lisboa o Art Madrid.

 

Caligrafía del paisaje
La cadencia, el ritmo, la precisión marcada trazo a trazo, la inmediatez de la mirada, la verdad intuida ante la imagen fugaz que se escapa, la interpretación expresiva de líneas y sombras hacen del dibujo la práctica esencial del arte, la disciplina más pura, la expresión primera.

Calo Carratalá (Torrent, 1959) lleva toda su vida interpretando el mundo a través de una magistral e íntima caligrafía que alienta imágenes de naturalezas que beben de la tradición para instalarse de forma sutil y valiente en la contemporaneidad.

Atmósferas tanzanas, selvas del Amazonas nacen del gesto libre, espontáneo componiendo rasgos concisos, rayados, certeros y corregidos, que anclan su firmeza en la destreza de lo aprendido, en el valor de lo interiorizado, de lo asumido. Alumbradas sus obras desde la memoria de la percepción, las formas se diluyen sugerentes en el juego de la abstracción.

Tiene el dibujo el áurea bella de entroncar con lo eterno, de hilvanar generaciones de artistas, de fundirse con civilizaciones y culturas remotas. La misma materia, el carbón, que desde la prehistoria contribuyó a representar visiones, ideas y sueños sigue hoy reflejando nuestro entorno, capturando la sensación del instante y la conciencia del recuerdo.

 

Salvaje y frágil
La naturaleza en los paisajes de Calo Carratalá
Hubo un tiempo -en concreto hace 150 millones de años- en que África y América del Sur fueron una sola tierra, antes de que el movimiento de las capas tectónicas escindiese ambos continentes. Quizás estos dos mundos separados hoy por miles de kilómetros y por todo un océano sigan compartiendo un espíritu común. Algo invisible y sensorial a la vez, que va más allá de un destino común de colonialismo y esclavitud, y que podemos jugar a rastrear en “Selvas” y “Tanzania”, las dos series tropicales que Calo Carratalá (Torrent, 1959) reúne por primera vez en esta exposición bajo el título de “Caligrafía del paisaje”, en el Espai d’Art Contemporani E CA del Castillo de Ribarroja. 

“Tanzania y el Amazonas tienen en común el ser espacios vitalistas, primitivos, salvajes”, reflexiona Calo Carratalá sobre la razón de enlazar ambas series. “Son dos mundos que van en paralelo”. 

Sendas colecciones llevan largo tiempo conviviendo en el taller del pintor, en especial “Selvas” que Carratalá inauguró hace más de una década y que lo sigue acompañando. Son procesos creativos a los que Calo no ha puesto punto final: “Mi obra está en continua renovación. Retomo cuadros e ideas que quedaron pendientes, retoco… Veo la pintura como un proceso en marcha”.